Yoga y escritura: ¿Qué tienen en común?

La idea de juntar yoga y escritura llegó en 2020, durante la pandemia. En ese entonces, pertenecía a una comunidad de emprendedoras, Femprendedoras, ubicada en Sevilla, pero mudada online por necesidades del momento. La comunidad me ayudó mucho a tener un propósito durante los meses encerrados, en los cuales no tenía idea de lo que iba a ser de mi futuro laboral: el 14 de enero 2020 acababa de darme de alta en la Seguridad Social como autónoma y el 12 de marzo declararon el Estado de Alarma.

Mi actividad como profesora de yoga se bloqueó, pero no me perdí de ánimo. Durante las reuniones en la comunidad hablábamos de construir nuestra marca personal, de diferenciarnos de los demás y cuando no estaba conectada hacía dos cosas: practicar yoga y escribir.

Eran las dos actividades que me mantuvieron a flote durante los meses de incertidumbre a venir. Fue durante una de esas reuniones, que entendí que mi enfoque como profesora de yoga hubiera sido juntar esas dos disciplinas.

Una de las preguntas que más me hacen es: ¿qué tienen en común yoga y escritura?

Aquí abajo vas a tener la respuesta.

Beneficios compartidos de yoga y escritura

El yoga y la escritura pueden parecer dos actividades distintas, pero comparten similitudes y pueden complementarse en muchos modos. Aquí os dejo algunas de ellas y los beneficios que ofrecen:

1. Expresión de la propia personalidad: el yoga y la escritura ofrecen la posibilidad de expresarse. Mientras la escritura expresa los pensamientos y las emociones a través de las palabras, el yoga lo permite a través del movimiento, de la respiración y del mindfulness. Las dos prácticas ofrecen oportunidades de exploración y comunicación con tu yo interior.

2. Mindfulness y presencia: las dos actividades fomentan el mindfulness y el estar presente en el aquí y ahora. Durante el yoga, nos enfocamos en la sensación de nuestro cuerpo, de la respiración, y del momento presente. Al mismo modo, escribir puede ayudar a ser más consciente de nuestros pensamientos, emociones y de nuestro alrededor alimentando la presencia.

3. Liberación emocional y sanación: Una práctica de yoga puede ayudar a liberar tensiones y emociones almacenadas en nuestro cuerpo. Escribir, de otro lado, nos permite expresar y procesar las emociones, ofreciendo una experiencia terapéutica.

4. Autorreflexión: Escribiendo, puedes perderte en tus pensamientos y experiencias, obteniendo introspección y entendimiento de quién eres. Al mismo modo, la práctica del yoga a través de la meditación o respiración puede facilitar la autorreflexión, permitiendo observar tus patrones mentales y emocionales.

5. Creatividad: Escritura y yoga te permiten encontrar tu energía creativa. Escribir permite la exploración de la imaginación, crear historias, y crear a nivel artístico. Al mismo modo, el yoga a través del Vinyasa Flow puede ofrecer un estado de fluidez y creatividad en los movimientos, ayudando a conectar con tu creatividad interior.

El yoga y la escritura ofrecen numerosos beneficios a nivel individual, y cuando se combinan pueden complementarse el uno al otro promoviendo el bienestar individual, la autoexpresión y el crecimiento personal. Practicados juntos o separados, ofrecen herramientas valiosas de autoconocimiento, sanación y cuidado personal.

Uno de los retiros ofrecido por Inguz lab Retreats es “Retiro de yoga y escritura” (enlace al retiro general) en los cuales iremos tocando todos esos puntos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio